Jesucristo el camino de Salvación
   
   
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en el cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Juan 3:16)

 

Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. (1 Corintios 15:3-5)

JESUCRISTO VIVE

"Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?  Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron". 1 Corintios 15:12-18

Usted que visitan este sitio web o mejor aún que leen y meditan en la Biblia, trate de tener una buena comunión con JESÚS, la vida de un cristiano no es religión es relación, que no debe terminar nunca ya que si lo hacemos corremos el riesgo de fracasar en la vida personal y personal. Indiscutiblemente toda la Escritura es inspirada por DIOS. (2 Timoteo 3:16). Siendo el centro de toda la Biblia nuestro Señor Jesucristo el unigenito de Dios. La Biblia no es un libro solamente para orar, o para instruirnos. Es Palabra de Dios.

Nuestra vida viene del Dios Todopoderoso, creador de los cielos y la tierra (Génesis 1:1), Él tiene pues derecho de disponer de ella (en esto consiste la relación), Él nos conoce, Él nos ve, Él nos busca.

Dios está con nosotros en todo lugar, a pesar de nuestra infidelidad, nos busca hasta en lo más profundo de nuestra rebelión (Salmos 40:2). Muchas veces hace el llamado en los momentos difíciles, talvéz al pie de una tumba abierta o durante una noche donde no puedes dormir, pero tú no has querido escuchar porque estás alejado de Él. Sin embargo, ¡DIOS TE AMA! es hora de que te detangas y que escuches cuando Él te habla, es a tí a quién llama. ¿Donde estás? te dice, respondele ¡aquí estoy Señor, háblame!.

¿Ha experimentado Su Amor?, si tu respuesta es si reconócelo puesto que siempre te ha ido mejor de lo merecido. Sin embargo, viendo los sufrimientos y las pruebas que se hacen cada vez mas grande en las naciones y viendo la profunda miseria de tantos inocentes, talvéz te has preguntado ¿existe realmente un Dios de amor?, pues dejame dicirte que sí Él existe y tiene mucho amor para tí y para mí.

Podemos darnos cuenta del Amor de Dios aún en los peligros y sobre todo en tus tribulaciones y te has dado cuenta que El está cerca de aquellos que tienen el corazón quebrantado. La prueba más grande del amor de Dios es Jesucristo, El que ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido (Lucas 19:10), por tí y por mí murió en la cruz, y derramo su sangre preciosa.

Acercate a El y ofrecele tu vida, defectuosa, manchada, desperdiciada, pues El ha pagado el precio y Su sangre te limpia de todo pecado. Escucha lo que El te dice: "Si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos" (Isaías 1:18), y también: "Yo deshice como una nube tus rebeliones, y como niebla tus pecados, tornate a mí poque yo te redimí" (Isaías 44:22)